27 de enero de 2009

No podía ser de otro modo...

Tarde o temprano tenía que llegar... y creo que viene siendo tarde, porque este señor, lo venía pidiendo a gritos...

Señor Güemes, con su permiso o sin el, me gustaría referirme a usted... no se preocupe, no lo haré en el mismo tono en el que usted se refiere a los que piensan y opinan de distinta manera a la suya, lo haré en un tono que intentaré sea educado y correcto, lo cual, reconozcame, me da cierta ventaja respecto a sus argumentos más habituales...

Su actitud, me demuestra siempre su falta de razones... siempre he pensado que recurrir a la amenaza, o a la descalificación, por muy "sutil" o rebuscada que sea, es consecuencia de la ausencia de argumentos... y, perdoneme, pero me parece lógico que no los tenga... tal vez, porque simplemente, no los hay...

Usted acude al rescate, me refiero, a que cuando el ambiente se enrarece, o se crispa, y ahí aparece su flequillo... apuntando alto... listo para despellejar y acusar de lo que sea, con tal de distraer un poquito la atención de la realidad...

Afirmó que le habían agredido en una de sus visitas a los centros hospitalarios... compañeros de mi madre, por cierto, se vieron salpicados por sus declaraciones, cuando en realidad lo que se estaba haciendo era algo que la Constitución ampara, aunque a más de uno le pese... se estaba "protestando"... si señor mío, porque en este pais, e incluso en la Comunidad de Madrid, no sólo hay capacidad de protesta, sino de huelga... hay libertad de opinión siempre y cuando no se insulte o se falte al respeto... y perdoneme, pero usted falta al respeto, demasiado a menudo... lo que me remite de nuevo a la carencia en la argumentación...

Porque la Sanidad de la Comunidad de Madrid, no solo está empeorando... no señor mío, siendo sincera y algo grosera, se está yendo a la mierda... porque las listas de espera, ya son insoportables hasta para algo tan simple como el medico de cabecera... y perdoneme la osadía, pero no es discutible... una consulta al médico de cabecera de Mostoles, tiene una lista de espera de alrededor de 3 días...

Camas por los pasillos, que curiosamente desaparecen cuando acude usted y su sequito... camas que no están, pero curiosamente aparecen en hospitales nuevos... camas que van y vienen según se tercia y les parece... mentiras y abandono de algo tan importante y que debería ser tan transparente como la Sanidad Pública...

Yo no soy una entendida en esto... no sé si quieren hacer negocio de la Sanidad, o si simplemente quieren empujar a la gente a recurrir a la privada... personalmente siempre me ha parecido un error, asignar competencias tan importantes como la sanidad y la educación a las comunidades, de hecho me parece anticonstitucional, ya que rompen la igualdad o supuesta igualdad entre los españoles... diferencias de criterio y de actuación según la zona... eso me parece peligroso... pero ese es otro tema...

Lo que me crispa los nervios, es esa actitud suya de soberbia desmedida... esa demostración de desprecio para los demás... esa chulería con la que ahora afirma que ese escandalo que les revolotea por encima de las cabezas, es una mentira... y no lo demuestra con hechos, no... lo "demuestra", menospreciando al medio de comunicación que lo ha sacado a la luz, y al periodista que lo encabeza... esos, vuelven a ser sus argumentos...

Siempre me gustó la política, porque pensé, (en mi ignorancia), que se trataba de solucionar los problemas con el dialogo, con la argumentación, con las ideas... y usted tira por el suelo mi utopía, vomitando insultos a diestro y siniestro... proyectando una imagen, que perdoneme, pero se podría poner en los diccionarios al lado de la definición de soberbia...

Señor mío, la humildad, el dialogo, la tolerancia, la empatía... son términos que enriquecen, no sólo a los que nos rodean, sino a uno mismo... aunque quizá, la desesperanza, le prometa más beneficios...

El capricho...
















El capricho...

21 de enero de 2009

Y yo que se...

Y por donde se empieza... si ni si quiera tengo claro que escupir... porque llegada a este punto, lo de escribir, sin más, se me antoja muy complicado...

Han decidido darme de alta en la empresa más grande del pais... soy un número más en esa crecida cifra del INEM... la razón?... creo que ni si quiera mis jefas la conocen... pero, les pareció buena idea y como con eso es suficiente, pues... a mi me dan por el culo, y a ellas no se les mueve ni un pelo...

Y la decepción se amplia cuando lee una la carta que han decidido redactar para mi despido... una carta llena de mentiras que por su puesto, y aunque solo fuera por ese orgullo estúpido que tengo en mitad de las tripas, no firmé...

En la carta, se afirma, que he sido incapaz de realizar ninguno de los trabajos que me han sido asignados, y que después de innumerables toques de atención, mi actitud de desidia no cambió... los toques de atención, he de confesar que debieron de ser en un tono muy bajito, porque no los oí... y mi desidia, por más que rebusco entre mis días laborales, no la encuentro... no se si la demostraba en el cuarto de hora extra que les regalaba cada día... quizá sea en ese momento...

En cuanto a las labores a realizar, estaba claro que eran demasiado pocas... hacer el correo, apenas 100 o 200 cartas diarias... el correo certificado, con el consiguiente papeleo a realizar... las comisiones de los representantes, el archivo de la documentación, sacar los expedientes que a mi señora jefa (perdón, señorita, que como ella decía a ella "nadie la quiso nunca ni con la tarjeta de crédito en los dientes") se le antojaban, preparar estudios de servicio, sacar los mail, fotocopias varias, actualizar la base de datos, todo aliñado con la centralita y con los trabajos variados e inútiles por regla general que a la señora, perdón, señorita, se la iban ocurriendo...

Mi vida laboral me ha hecho cruzarme con mucha gente, y también con mucha gentuza... pero estas dos señoritas, han superado con creces mis espectativas de deterioro de la especie humana... porque si eso significa tener dinero... si el exito en la vida laboral transforma en eso... he de confesar que me quedo con mi cuenta corriente, aunque de vez en cuando, se quede en números rojos...

Una empresa que tiene ese nivel de facturación, lo normal es que tenga del orden de 20 empleados en administración... entre atención al cliente, contabilidad, etc... y esta empresa, vive con 8 empleados en ese departamento... lo cual demuestra con creces las capacidades de cada uno de ellos... aun así, estas dos señoritas, no pierden ocasion de menospreciar, insultar y vejar a todos ellos, dando por sentado que si no fuera por ellas, la empresa habría quebrado ante la incompetencia de sus trabajadores... trabajadores que se dejan el alma cada día por que aquello siga a flote... no por ellas, evidentemente, sino porque de ello dependen sus hipotecas, sus cenas y su seguridad...

Evidentemente dios le da pan a quien no tiene dientes... eso diría mi abuela... y estas dos, lo que no tienen es educación, y mucho menos respeto por los demás... ellas tienen dinero, y eso les da el poder... lo demás, las pasa por los lados sin si quiera rozarlas... sobre todo los sentimientos... esos no los conocen... quizá porque no se pueden ingresar en un banco...

Muchas veces he sentido lástima... porque no saben ni sabran lo que significa que con un simple roce de la persona que tienes al lado, la piel se ponga firme y el estómago se revele... he sentido lástima, porque las arde la mirada cuando comprueban que sus empleados, se llevan bien entre ellos... cuando entienden que la vida es algo más que hacer caja... luego soy yo la que entiende, que eso no se les pasará por la cabeza... porque no conocen los términos que no se emplean en la banca... porque todo lo que no fluctúa, no aparece en sus diccionarios... porque todo lo que no implique un beneficio económico, para ella no es real...

El caso es que nada de esto importa demasiado... yo, sigo en el paro, y ellas siguen con el alma desempleada...


11 de enero de 2009

Marwan

Es una sensación rara... increiblemente grande y emocionante, pero, rara al final...

Hace algunos años, asistí como cada año, a la fiesta del PCE... me enteré de que él tocaba allí en una especie de festival o algo así, no lo recuerdo, la verdad... me colé entre la gente, me senté en el suelo, y abrí las orejas como si no hubieran escuchado nada hasta ese día... se presentó a si mismo y cantó...

Ese día, me atrapó... no sabría explicar porqué, pero ocurrió... me ganó el alma... quizá porque logró poner firme mi piel con apenas unos acordes... tal vez, porque aquella canción, me resultó tan hermosa que sentí la necesidad de escuchar algo más...y esa sensación, no me ha abandonado a día de hoy...

Desde entonces, son muchos los conciertos... muchas las huidas detrás de sus pasos... llegamos a Cadiz tras ellos... es cierto, han cambiado las compañías y muchas de las cosas o personas que me rodean, pero... él sigue firme ahí, dando con canciones sentido a ciertos días que parecen no tenerlo...

El paracaidas, me ayudó a amortiguar el golpe... me calmó y me avivó las heridas por partes iguales... me dolió y curó ... jamás nada me había dolido tanto... jamás, una canción me había dado tanto...

Gigante, se subió a mi espalda... la primera vez que la oí, recuerdo que renegué de que aquello existiera... meses después la estaba tarareando entre mimos... para ahora, ser consciente, de que forma parte de nosotros y de lo nuestro...

Conciertos en los que al terminar, te duele la piel, y notas los sentidos disparados... en los que no sabes como va a ser, pero... desde que empiezan, sabes que será... vi a su padre y a su madre mirarse, con el orgullo en las pupilas... oi su voz al decir que no volvieron a Nicaragua, y esa especie de duelo en aquellas palabras... le oí gritar por la segunda copa del Barça, y aun siendo una merengona, no pude evitar sonreir...

Es raro... sentir que una forma parte de algún modo de algo que va creciendo... leer mi nombre en el disco, disparó mi ego por las nubes... pero no puedo evitar ser consciente de que la espiral se va agrandando... que el niño, ya no es un niño... que se está haciendo muy grande... y yo, no puedo evitar estas putas lagrimas al entender que se escapa de las manos...

Quizá no es tristeza... sé, que no es tristeza... es un orgullo extraño... es una sobrecarga emocional... tantos recuerdos, tantos momentos... es quererle... y verle alejarse de algún modo... porque está creciendo... porque ya es gigante... porque el trapecio, sigue subiendo... y le sientan bien los focos al cabron... le sienta bien el escenario... normal, no?... por algo, es un Artista...

(Y yo, leyendo el texto... una cronista, venida a menos... )



9 de enero de 2009

Ojala

Ojala...

Silvio habla de la palabra precisa... y yo me pregunto si existe... si hay alguna palabra que se pueda decir cuando la intransigencia se sube a los lomos de un tanque... o cuando las bombas caen... no sé si hay palabras para eso...

No sé, si se les puede pedir algo más a esa gente que no sea odio y ganas de venganza... yo, no tengo capacidad moral, para decirles que salgan de esas ruinas, que entierren a sus muertos y que perdonen... que perdonen la soberbia israelí... que les concedan un perdón, que no se si se merece nadie... porque no se si se puede perdonar a un pueblo por querer aplastar a otro... el asesinato... eso es, a mi entender... un asesinato masivo y premeditado...

Niños, mujeres... los medios de comunicación se ceban en eso... como si los hombres, tuvieran licencia para morir sin constar en ninguna parte... sin que a nadie le importe... sin que nadie tenga los cojones de poner ganas de verdad en detener la locura... no interesa... el pueblo israelí, es demasiado poderoso como para tenerlo por enemigo... la hipocresia de la diplomacia, imagino... el pueblo palestino no puede competir en ese terreno...

Lo peor de esto, es lo peor de las guerras... pagan los que menos culpa tienen... sufren las consecuencias los que menos decisión tienen... los que no pueden elegir donde morir o a manos de quien...

Los atentados suicidas volverán, y morirán más inocentes... importa poco el bando del que sean... serán victimas... como los centenares de palestinos que han caido...

La ONU, pide un alto el fuego, que todos ignoran... y yo me pregunto, que coño es la ONU, y para que está... que las naciones, tienen poco de unidas, y demasiado de ambiciosas...

Y mientras, las bombas seguirán cayendo... personas, seguirán muriendo, dejando familiares heridos de rencor... mientras, los dirigentes, se seguirán sentando en sus grandes butacas para decidir el futuro de sus "pueblos", sin ni si quiera mirarlos a los ojos...