17 de mayo de 2014

Incredulidad

     La verdad es que últimamente, da hasta un poco de miedo enfrentarse a una hoja en blanco, o a la pantalla del ordenador, al menos si, como yo tenía por costumbre, lo haces para volcar allí todo lo que parece que se acumula en las arrugas del alma, para sacarlo fuera y que deje de pudrirse...

     Ahora mismo, a que engañarnos, una no sabe bien hacia donde mirar para que no duelan los ojos de la conciencia... No tengo claro el horizonte que se nos presenta, si viene a mejorar, o más bien, a terminar de caérsenos encima... pero también imagino, que sea para lo que sea, es infinitamente peor no hacer nada, y dejar que sigan pasando los meses como si toda esta mierda, pudiera arreglarse sola, o como si esa panda de señores armados con trajes y mentiras, fueran a ser capaces de arreglarlo.

     Los ministros, toman decisiones peregrinas... resuelven problemas que sólo ellos ven, e ignoran aquellos que nos ahogan a los simples mortales... los peridistas de los grandes medios, dan bombo y platillo a noticias repetitivas e insípidas, sin prestar atención a aquellas que se podrían hacer muy grandes... Los políticos en general, se ocupan de escupir, pero poco, de protestar, pero poco, y de proteger y mucho, su posible subida... conscientes de que ni si quiera necesitan cumplir, para lograr vivir de ello... 

      Imagino que hay mucho descreimiento en mis palabras, estoy muy cansada de ver miseria a mi alrededor... estoy cansada de ver a gente rebuscar en los cubos de la basura cuando a las 6 de la mañana paso por detrás de un centro comercial, cansada de ver las estrecheces, las miserias, y las lágrimas, de gente cuyo único pecado, fue nacer...

     Ver en las grandes cadenas programas llenos de pretenciosos engreidos, a los que parece reproducírseles el dinero en las manos, enseñando sus lujos sin pudor, ni rubor alguno, para horas después en esas mismas cadenas, comercializar con la señora discapacitada a la que van a echar de su casa junto a sus dos hijos menores, por no poder pagar el misero alquiler de su vivienda, me parece bastante pornográfico... pero lo hacen sin pudor alguno ni vergüenza... y no pasa nada...

     Y nos limitan la libertad de expresión, y nos mutilan la libertad de decidir sobre nuestra maternidad, y nos niegan la sanidad, y nos amordazan para que no protestemos, y nos dicen que es por nuestro bien, y nos pegan sin nos quejamos, y nos quitan hasta lo que no tenemos... y sigue sin pasar nada...

     Nos abaratan los despidos, para supuestamente fomentar el empleo, nos implantan el copago farmaceútico para que estemos más sanos, nos recortan las pensiones para que vivamos más cómodos, nos chulean como si fueramos palurdos estúpidos, y nos lo tragamos todo... 

     Señores porque si protestamos es terrorismo, si nos quejamos fuerte somos eta, si nos negamos a obedecer, somos antisistema, si protegemos nuestras casas, somos unos mercenarios, si ayudamos a nuestros vecinos somos casi sicarios... y ahí seguimos, sin que pase nada...

     Y a pesar de que cumplimos con las obligaciones, pagamos nuestros impuestos, nos seguimos comportando cívicamente, seguimos respetando a nuestros conciudadanos, y convivimos de la manera más pacífica que nos permiten, nos siguen insultando, faltando el respeto, ninguneando y mintiéndonos como si nos tomaran por autenticos gilipollas... aunque a decir verdad, viendo como reaccionamos a veces, igual es que un poquito gilipollas, si que somos...

      

   


 


Los machismos de serie

Llevo desde ayer intentando decidir cómo hacer esto, y la verdad es que no termino de tenerlo claro... será que me está costando poner de acuerdo a la cabeza y el corazón, por no mencionar que el estómago también anda queriendo dar su versión de los hechos...

Tengo 35 años, y por desgracia, en mi vida me he cruzado con machismo de todas clases... no se trata de victimismos, también me crucé con racistas, y por su puesto, con imbéciles que no se cansan de demostrar hasta que punto llegan sus estrecheces (es "sorprendente" la cantidad de veces que todo esto va de la mano)...

No tengo claro, como explicar lo cansada que estoy de sentirme atacada por esta gente... lo agotador que resulta tener que estar siempre con la respuesta preparada, porque tarde o temprano sabes que aparecerá, que no hace falta ni excusa para sacar el machismo al sol, y dejarlo caer como si fuera una gracia, un chiste o algo de lo más normal...

Estoy harta, de ir al taller a pedir presupuesto para reparar mi coche, y de ese tono condescendiente de todo hombre que allí se encuentre... da igual si ese hombre entiende o no de mecanica... el ser hombres, les da genéticamente una sabiduría especial en lo que a averías de coche se refiere... y esa condescendencia, es machista sin duda alguna...

Hace años trabajé en una tienda de pequeñas reformas del hogar... y me demostré a mi misma, que cuando le daba una solución a un cliente sobre un problemilla que tenía, le creaba dudas... si esa misma solución se la daba un hombre, pasaba a ser "la solución"... porque de todos es sabido, que los hombres, también lleva en los genes la reparación y solución de cuantos problemillas del hogar aparezcan... sin duda, esto también es machismo...

Oir frases como "si la quieres hacer feliz, la llevas de compras", "déjale la tarjeta de crédito a tu mujer, ya veras",  son tremendamente machistas, por comunes que puedan resultar... 

En mi familia, yo soy la que conduce, y no es la primera vez que alguien que no lo sabe, da por hecho que yo soy el copiloto... porque eso también debe de ir en los genes... 

No hablemos ya del deporte... porque me gusta el futbol desde que tengo uso de razón... y entiendo tanto como cualquiera... (o tan poco como todos)... pero llevo años escuchando menosprecios a mis opiniones, porque "tu no entiendes"... que por lo visto, para entender de futbol, te tiene que colgar algo entre las piernas... 

Punto y aparte merece, cuando esos menosprecios a las capacidades del género femenino, vienen de una mujer... entonces ya te ahoga la sensación de que estamos perdidos... oir a mujeres hablar de la sumisión de la mujer para con su marido, o algo tan típico como que el hombre es infiel porque tiene sus necesidades físicas, hace dudar que la igualdad sea posible conquistarla...
 
Y todo esto viene, a que sin duda, las palabras de Cañete son miserables... son machistas hasta la médula, son incluso un motivo de peso para que algun/a indeciso, se decida de a que partido no votar, por su demostración de desprecio hacia las mujeres.. pero no nos ceguemos en esa indignación... que hay mucho machismo por ahí suelto... del de andar por casa, de ese que vemos todos los días, y que a muchos ni si quiera les molesta, y que es tan censurable como cualquier otro...

Las personas somos personas, y tenemos capacidades individuales, que no vienen marcadas por nuestro género... hasta que no asumamos, que ni mejores, ni peores, simplemente individuales y libres, seguiremos teniendo estos problemas...