21 de septiembre de 2011

Tenía que darte una gran noticia

Hoy, como cada día, te echo de menos... pero tenía que intentar hacerte llegar esta noticia... 

Pasan los años, uno tras otro, y aquella niña que se sentaba en tus piernas, ahora creo que se hizo grande... la verdad, no se por donde empezar... 


Creo que estarías orgulloso... tengo pocas certezas, pero la más grande que tengo es el espejo... aprendí a ser lo que soy, y a no dejar que nadie lo cambie... fue una lección dura, muy dura, de hecho... pero me la tatué a fuego en la conciencia para no olvidarla nunca... no presumo de nada que no tenga, y presumo sobre todo de los que me rodean... estoy segura de que ellos son mi mayor tesoro... y tenerles cerca, mi único exito... 

Ahora, imagino que he madurado... me hice grande, y el carnet de identidad se empeña en acercarse a los 33 con paso firme... sin duda ya no soy esa niña, aunque en días como hoy, me siento más cerca de la felicidad infantil, esa que ignora el mundo que la rodea, porque sólo tiene ojos para su propia alegría...

No olvido el mundo y sus grises, pero, estos días, no me llegan ni a la suela de los zapatos... quizá es que ando en las nubes, y para que darle vueltas, no tengo muchas ganas de volver al suelo... 

A Jose no le conoces... pero sé que le querrías... sabes? me mira y el mundo es menos gris... y siempre siento su mano cerca... nunca le puse muchos nombres a esto, preferí sentirlo... pero es mi gran certeza, mi cable a tierra y la fuerza que a veces me falta para mirar de frente al mundo... cuando el está, me siento en casa... imagino que eso es lo más grande que he sentido nunca, aunque no consiga describirlo como querría... le quiero, sin demasiados artificios ni parafernalias... me enseñó a sentirme gigante y a que me dejara de dar miedo el mundo y sus mentiras... 

El Sabado, en la cena, me sentí como no sabía que una podía sentirse... igual es que sigo siendo una cría... pero, que alguien te mire, y te afirme con esa gran sonrisa, que sabe que quiere pasar cada día de su vida contigo, tiene algo de mágico, casi tanto como entender, que es un sentimiento recíproco... 

Aquella misma noche, pensé en tí... y te eché tanto de menos... soy consciente de que estarás también ese día, como estás siempre... soy consciente de que sonreirás, tal y como sonreías al mirarme... que cuando los "si quiero" aparezcan, soltarás esa lagrimilla mezcla de orgullo y melancolía... quizá por saber todo eso, la lagrimilla que se escapa es la mía...

Pero me niego a que gane la tristeza... es felicidad la que me trae las lágrimas... porque tenía que contartelo... para que no hagas planes, porque te tienes que venir conmigo... porque tu hija no se casa todos los días... 

14 de septiembre de 2011

Presentación del nuevo disco

Llevo un par de dias, intentando hacer una entrada en condiciones... pero, creo que en gran medida, perdí la costumbre...

Cuando descubrí el título del nuevo disco, no me sorprendió... desde la primera vez que escuché esa canción, el alma me dijo al oido que algo había cambiado... que aquel señor que se comía a mordiscos el escenario y dibujaba trapecios a los que subirnos, se estaba haciendo grande... 

Quedaban lejos aquellos conciertos en las fiestas del PCE, en los que aprendí a bailar las cariocas al son de los meninos, o de palabra por palabra... aquellas horas y horas de libertad8 antes, durante y después de cada concierto, o esas huidas eternas en las que la música, o mejor dicho, su música, eran la mejor excusa para seguir soñando... 

Hay canciones que forman ya parte inequívoca de mi vida... versos de los que me adueñé de mala manera para dar forma a recuerdos que no quiero olvidar nunca y que necesitan una banda sonora para quedar debidamente tatuados en la piel del alma...

Conciertos que marcaron un antes y un después, o quizá solo un instante del que no estoy dispuesta a desprenderme... 

Gigante forma parte de mi historia de amor, y creo que nunca volveré a cantarla del modo en que lo hice aquella semana santa... sentí cada verso como si lo hubiera descubierto yo, como si nadie nunca lo hubiera cantado antes... y temblé, y prescindí del suelo, y el universo mejoró... todo lo demás, dejo de importar... y entendí, que aquello, sin esos versos, no habría sido igual...así que sólo pude hacer una muesca más en las tareas pendientes... agradecer por la música... por su música, porque sin ella, mi vida no sería la mía...

Son tantos los recuerdos compartidos, que sería eterno enumerarlos... conciertos en el Buho, libertad8, el Pay Pay, Galileo, y tantos sitios a los que fuimos tras la música, como quien va tras un tesoro,  pero con la certeza de que se encontrará más de lo que se buscaba... 

Ahora en gran medida, la vida nos cambió... las obligaciones y condicionamientos varios, no dejan cumplir ciertos planes, pero la música sigue estando siempre presente... el Focus tiene alma de trapecista, y yo, sigo amando la música con todas mis fuerzas... porque en esta vida tan cruel y fiera, siempre viene bien tener a mano el antídoto contra el veneno de la indiferencia... en un mundo en el que los sentimientos están tan devaluados, se necesitan razones y motivos para cerrar los ojos y dejarse llevar... parar el ritmo, y permitir que la piel se erice y nos recuerde que estamos vivos, que el corazón es algo mas que sus latidos...


Son tantas las razones, que faltan las palabras... tantos agradecimientos, que no sabría por donde empezar... desde aquel Donde queda el mundo, que Pedrito me descubrió una noche de agosto, el mundo, mi mundo, ha cambiado infinitamente, y nosotros con él...

Por eso era imposible perderse la presentación del nuevo disco... porque hay cosas, que no se pueden contar por muchas palabras que se usen, y es necesario vivirlas...

El 22 de Octubre, en la Joy, presentación del nuevo disco de Marwan "Las cosas que no pude responder"