27 de noviembre de 2010

Apolítica...

Creo que me están matando el animal político que llevo dentro... no es cosa de un día, la verdad, pero ultimamente creo que está dando sus ultimos coletazos...

La política mundial, se ha convertido en una especie de carrera de obstáculos, en la que no importa mucho por encima de quien hay que pasar, con tal de conseguir la victoria, es decir, arañar unos cuantos votos, y quedar mejor que el vecino...

En estos últimos tiempos, en lugar de gobernar paises, bailan los sones de las bolsas de mercado, y nos someten a ellos sin miramiento alguno... todos los gobernantes danzan, cantan y gritan, al ritmo que los especuladores eligen... dicen que los mercados nos influyen a todos, pero yo creo que eso ocurre solo cuando salen perdiendo y alguien tiene que pagar los platos rotos...

En casa, con ZP buscando excusas y escapatorias, y el PP buscando el poder a costa del pais si hace falta, no encuentro cable alguno al que agarrarme... en mi vida he faltado a unas elecciones, y no quiero empezar por las que se avecinan, pero para ser sincera, por primera vez en mi vida, no sé a quien "regalarle" mi voto... y eso, es difícil explicar la sensación que me deja en las tripas...

El paro se dispara, y para compensarlo ZP arropa a los empresarios y les facilita el despido... los bancos, que son en gran medida los causantes de esta crisis, por haber regalado hipotecas millonarias sin pestañear, sin ser consecuentes con los riesgos que asumían, hace tiempo decidieron cerrar sus grifos y dedicarse a recoger beneficios, aunque para conseguirlos tengan que arruinar a medio pais, y embargar las pertenencias del otro medio... las grandes cuentas de este pais, aun no han sufrido ningún recorte, mientras que funcionarios, trabajadores públicos y demás empleados de las administraciones, ya han visto recortados sus sueldos mileuristas... por no hablar de los cientos de miles de personas que se han quedado en el paro, y en el desamparo, porque la famosa ayuda de los 426 euros, si tienes entre 30 y 45 años, y no tienes cargas familiares, no tienes derecho a ella, aunque tengan la mala costumbre de comer a diario...

Los políticos catalanes son para darles también de comer aparte... el victimismo, la crispación, la xenofobia y el racismo, campa a sus anchas en esta campaña... empezando por el PP y terminando por el Psoe, sin olvidarnos del resto... que entre orgasmos, hijos de no catalanas, y contratos a inmigrantes con billete de vuelta a su pais, no sabe una para donde tirar... por no mencionar el desprecio hacia otras comunidades...

El caso es que estoy perdida, y bastante cansada... y que a que engañarnos, me quedan muy poquitas esperanzas... porque ahora si que estoy segura de aquello que decía mi prima pequeña... son todos el mismo perro, pero con distinto collar... y a veces pienso, que ya ni el collar se cambian...

Razones de peso

Hoy, por medio de una amiga, encontramos una página en el facebook, que era algo así como "orgullosas de ser Mias y Anas"... la verdad, no se si es porque ya tengo 32 años, y la madurez decidió sentarse a mi lado en este estudio, o porque tampoco nunca entendí bien esa obsesión... aunque la verdad es que ahora que lo pienso, tal vez es que no llegamos a ver las dimensiones de esas mal llamadas obsesiones, y que en realidad no son otra cosa que enfermedades sociales...

Porque sin duda algo no va muy bien en esta sociedad cuando parte de l@s adolescentes viven acomplejados por sus curvas, o sus redondeces, y eso llega a poner en peligro su propia salud, ya no sólo física, sino sobre todo mental... hay a quien le parecen enfermedades frívolas, yo prefiero pensar que son sociales...

Durante toda mi vida, las curvas han venido conmigo a todos lados... y aunque nunca me han detenido, siempre ha habido gente que les daba mucha más importancia de la que yo era capaz de entender... la crueldad adolescente, por ejemplo, no es un trago fácil, pero no termino de entender como en lugar de oponerse, se someten a esas cadenas...

En televisión, revistas, prensas... es un bombardeo continuo de imagenes de mujeres despampanantes, en una reunión de gente, es inevitable que ciertas curvas, llamen más la atención que otras... todo eso, resulta entendible... pero la presión a la que se somete a los adolescentes, es sin duda excesiva...

En algunas tiendas de ropa, las tallas, no es que sólo sean hasta la 42/44, sino que ni si quiera están bien medidas... y en esos probadores del demonio, la 44 que en casa te queda como un guante, no hay manera de que pase de la cadera... el resultado es que sales de allí con la sensación de que el mundo te queda grande, y la ropa que en él hay, toda pequeña... a mi edad eso es algo que supone poco trauma, pero con 17 años, el no poder vestir como el resto, te hace sentirte fuera... necesitamos notar que formamos parte del mundo, y para ello, a veces, nos hace falta poder encajar...

Los programas de televisión, plagados de mujeres maravillosas, las cantantes, un 95%, son ideales de belleza, y así podría seguir durante un rato... el no encajar en esos canones, en ocasiones puede suponer un pequeño trauma, que unido a los que todos vivimos en nuestras rutinas, pueden llevar a ciertas edades a un rumbo nada positivo...

Yo, llevo desde Julio a dieta... no tanto por el peso, que también, sino por aprender a comer de forma correcta y sana, una nutricionista (maravillosa), me cuida y mima la autoestima, me fortalece la fuerza de voluntad, y me controla la alimentación, con todo eso (y algo de gimnasio) he perdido 10 kilos... y aun me quedan más... pero, no es algo obsesivo, es más por tener la sensación de que era un buen momento para dedicarme a mi misma... nunca me importó demasiado como me miraran desde fuera... hace tiempo aprendí que el que no fuera capaz de mirar más allá de mi apariencia, quizá no merecía la pena el esfuerzo de mostrarle nada... pero la verdad es que ver aquella página, me ha hecho darle muchas vueltas a las cosas... sinceramente creo que algo estamos haciendo mal, y que si no lo solucionamos con educación, ciertas generaciones se olvidarán de mirar más allá de los escaparates, y se perderán el placer de sorprenderte con lo que esconde una mirada...

3 de noviembre de 2010

Frustración

Por mucho que se empeñen los políticos, no creo que merezca la pena dedicarles tantas letras... su inutilidad llega a extremos insospechados... se pelean por los votos, jamás por las soluciones... prometen como algunos novios con exceso de hormonas en la adolescencia, sin importar a costa de qué, sin preocuparse de las consecuencias reales que tendrán sus actos... sólo por ganar algún voto, o para conseguir que el poder, no peligre... y lo siento, pero es agotador...

Es agotador tener una ideología, y ver como la pasan por encima... como ignoran las siglas de sus propios partidos, y sin más, se venden al mejor postor, eso si, publicitando su venta como un sacrificio necesario... usando medios de comunicación y lo que sea necesario para lograr que pensemos lo que quieren, que sepamos sólo lo que están dispuestos a contarnos, y que ante cualquier sorpresa, ellos salgan mejor parados que el resto...

No se trata de elegir quien es mejor... es como el pais de los ciegos en el que el tuerto es el rey... porque ninguno habla el mismo dialecto que los simples mortales... ellos simplemente usan el poder, nos dicen lo que queremos oir durante las campañas... ellos simplemente se aseguran un futuro...

Nadie habla de sus sueldos vitalicios, y acumulables... hablan de recortes a los funcionarios, de despidos obligados... pero sus sueldos siguen aumentando, sus gastos siguen disparados... diputaciones, consejerías, consultoras, y miles de departamentos... se suprime el ministerio de igualdad, pero no es más que una operación de marketing... porque gastos en administraciones los hay múltiples, y en algunos casos, esas administraciones tienen funciones duplicadas... pero cada una tiene sus altos cargos, cargos que por su puesto, no renuncian a sus puestos...

Pero ellos siguen en ese mundo paralelo, en el que han convertido la política... en esa nube de la que no están dispuestos a bajarse... y yo, que siempre he sido un animal político, tengo una frustración encima que no puedo con ella... pero que importa...