21 de julio de 2015

Precariedad justificada

Y ahora viene aquel en el que no mido mucho las palabras, y escribo sin refrenar el impulso... 

Estoy un poco saturada, por no decir una ordinariez, de que me tomen por imbécil... es cierto, no tengo carrera universitaria, lo que me deja en último escalafón social, y permite al mundo entero mangonearme sin pudor ni complejo alguno... Los noticiarios, documentales y tertulias, están abrumados contando una de las noticias más graves que hay... señores, están explotando a los universitarios... que oye, el resto, todos aquellos mierdecillas que no estudiaron carrera, ya estaban, están y estarán siendo explotados, pero oye... que es que los universitarios... 

Y en mi ignorancia absoluta de indocumentada estudiantil, me preocupa la explotación, sin más, pero no en ésta maravillosa sociedad, donde lo que llena horas de la cobertura mediática de la crisis, es el hecho concreto que sufren los universitarios.

Ojo, que me parece injusto estudiar una carrera para que te hagan trabajar de camarero y pagando una miseria... pero igual lo jodido es que le paguen la miseria al camarero, vamos, digo yo, eh?, que con 500 euros pasa la misma necesidad  un universitario diplomado y con master, que un graduado escolar; o es que los diplomados comen más? O es que a los destitulados, les hacen descuento en los supermercados y yo no me enteré?

Pero se hacen programas y programas sobre los universitarios mal pagados, y explotados... yo llevo explotada media vida, y no ha venido la sexta a comentarme que me parecía que me pagaran 70.000 pesetas por partirme el lomo cargando cajas... ah, pero debe ser que como no estudié, pues... ahí lo llevas, por indocumentada...

Creo que se nos van los ojos, que cerramos el plano, y sólo vemos lo que nos interesa o lo que nos señalan... la pena es el hambre, la pase quien la pase; la soledad, sea de quien sea; la desesperanza, ahogue a quien ahogue... pero nos empeñamos en enfocar todo lo posible, y eso deja fuera un amplio porcentaje de la sociedad... el trabajo precario, es un problema, independientemente de quien lo tenga... el trabajo, debería facilitar la vida digna del empleado, no garantizar su esclavitud, y deberíamos aprender a no clasificar a las personas, porque duele...

Creencias y descreimientos

     

     Las noticias diarias, empujan a llenar renglones eternos e infinitos de una mezcla de esperanza y descorazonamiento... Durante años, antes de que todo estallara en pedazos, me sentí un bicho raro por estar siempre nadando entre las argumentaciones políticas... Siempre busqué el motivo, la razón... siempre quise entender todo lo que pasaba a nuestro alrededor, y me sentí un animal político... Ahora todo es más complicado...

     Ahora el mundo entero está inmerso en una mezcla entre política y economía, que a ratos esperanza, para poco después desilusionarte... Es raro el lugar en el que en éstos últimos años, no se debata sobre lo que nos rodea... Eso durante un tiempo me ilusionó sobremanera... ahora, a decir verdad, me confunde...

     El movimiento Podemos, generó esperanza sin medida... la gente, falta de alguien en quien creer, y creo que sumida en una sensación de abandono, escuchó justo lo que necesitaba oír para sentirse ilusionada, para creer un poco, para volver a sentirse parte de algo, y no simplemente espectadores de un circo que les quedaba lejos... Pero a decir verdad, ese movimiento, va tomando caminos y decisiones que de algún modo, les van alejando poco a poco, y se vuelve a abrir una brecha entre lo que se dice, y lo que hace falta... no se, resulta difícil de explicar, y yo no estoy en mi mejor momento...

     Podemos, en sus raíces, abanderaba una izquierda social, esa izquierda que nace de la gente trabajadora, de aquellos que menos tienen... esa izquierda que protege al débil para que la sociedad no le engulla... Una izquierda real y sensata, organizada para dar cobertura a las necesidades de un país, que está pasando sus peores momentos... 

     Poco a poco, esas raíces, van quedando atrás, y el discurso va siendo cada día un poco más políticamente correcto... ese discurso se va empapando de centralidad, en busca de los mismos votos que desean los que desde el psoe hablan del socialismo de centro, algo que mi abuelo, creo que jamás entendería... porque socialismo es otra cosa... pero el nicho de votos, lo presuponen en el centro, y Podemos tengo la sensación de que decidió ir a por él, sin tener en cuenta, que menospreciando a todo lo que huele a izquierda, y temiendo autodefinirse como tal, creo que está perdiendo a parte de su base inicial, que al menos en mi caso, comienza a sentirse herida de algun modo (en mi caso, seguramente infantil), por tanto discurso de los de arriba y abajo, y tanta reticencia a definirse como izquierda...

     De algún modo todo esto me inquieta... porque yo sí soy de izquierdas, mi abuelo creo que nos lo dejó en herencia... y aun diré más, estoy orgullosa de serlo... quiero un Estado social, que cuide de los más desfavorecidos, que proteja al más débil, que fomente lo público, que garantice una vida digna a los ciudadanos... quiero un Estado solidario, coherente y justo... y estoy orgullosa de todo ello...

     Pero como decía, éste tema me inquieta, porque se ha generado mucha esperanza, se han volcado muchas ilusiones de gente que ya estaba en un nivel alto de descreimiento y descorazonamiento, y si nos la juegan, si se la juegan, todo eso se tornará frustración... y ese sentimiento no es fácil de gestionar... la decepción y la desesperanza, son una mala mezcla... y la gente no somos conejillos de indias para que se hagan experimentos sociológicos con nosotros, que es lo que a veces pienso que están haciendo... 

     Reconozco que nunca me gustó la cúpula de Podemos, que siempre me pareció de alguna manera élite universitaria, de esa rancia, que mira por encima del hombro al resto, como si la ignorancia o la estupidez la eliminaran unos estudios universitarios... pero a pesar de mis recelos, siempre me ilusionó el proyecto, y de alguna manera, últimamente, me siento traicionada...