21 de enero de 2009

Y yo que se...

Y por donde se empieza... si ni si quiera tengo claro que escupir... porque llegada a este punto, lo de escribir, sin más, se me antoja muy complicado...

Han decidido darme de alta en la empresa más grande del pais... soy un número más en esa crecida cifra del INEM... la razón?... creo que ni si quiera mis jefas la conocen... pero, les pareció buena idea y como con eso es suficiente, pues... a mi me dan por el culo, y a ellas no se les mueve ni un pelo...

Y la decepción se amplia cuando lee una la carta que han decidido redactar para mi despido... una carta llena de mentiras que por su puesto, y aunque solo fuera por ese orgullo estúpido que tengo en mitad de las tripas, no firmé...

En la carta, se afirma, que he sido incapaz de realizar ninguno de los trabajos que me han sido asignados, y que después de innumerables toques de atención, mi actitud de desidia no cambió... los toques de atención, he de confesar que debieron de ser en un tono muy bajito, porque no los oí... y mi desidia, por más que rebusco entre mis días laborales, no la encuentro... no se si la demostraba en el cuarto de hora extra que les regalaba cada día... quizá sea en ese momento...

En cuanto a las labores a realizar, estaba claro que eran demasiado pocas... hacer el correo, apenas 100 o 200 cartas diarias... el correo certificado, con el consiguiente papeleo a realizar... las comisiones de los representantes, el archivo de la documentación, sacar los expedientes que a mi señora jefa (perdón, señorita, que como ella decía a ella "nadie la quiso nunca ni con la tarjeta de crédito en los dientes") se le antojaban, preparar estudios de servicio, sacar los mail, fotocopias varias, actualizar la base de datos, todo aliñado con la centralita y con los trabajos variados e inútiles por regla general que a la señora, perdón, señorita, se la iban ocurriendo...

Mi vida laboral me ha hecho cruzarme con mucha gente, y también con mucha gentuza... pero estas dos señoritas, han superado con creces mis espectativas de deterioro de la especie humana... porque si eso significa tener dinero... si el exito en la vida laboral transforma en eso... he de confesar que me quedo con mi cuenta corriente, aunque de vez en cuando, se quede en números rojos...

Una empresa que tiene ese nivel de facturación, lo normal es que tenga del orden de 20 empleados en administración... entre atención al cliente, contabilidad, etc... y esta empresa, vive con 8 empleados en ese departamento... lo cual demuestra con creces las capacidades de cada uno de ellos... aun así, estas dos señoritas, no pierden ocasion de menospreciar, insultar y vejar a todos ellos, dando por sentado que si no fuera por ellas, la empresa habría quebrado ante la incompetencia de sus trabajadores... trabajadores que se dejan el alma cada día por que aquello siga a flote... no por ellas, evidentemente, sino porque de ello dependen sus hipotecas, sus cenas y su seguridad...

Evidentemente dios le da pan a quien no tiene dientes... eso diría mi abuela... y estas dos, lo que no tienen es educación, y mucho menos respeto por los demás... ellas tienen dinero, y eso les da el poder... lo demás, las pasa por los lados sin si quiera rozarlas... sobre todo los sentimientos... esos no los conocen... quizá porque no se pueden ingresar en un banco...

Muchas veces he sentido lástima... porque no saben ni sabran lo que significa que con un simple roce de la persona que tienes al lado, la piel se ponga firme y el estómago se revele... he sentido lástima, porque las arde la mirada cuando comprueban que sus empleados, se llevan bien entre ellos... cuando entienden que la vida es algo más que hacer caja... luego soy yo la que entiende, que eso no se les pasará por la cabeza... porque no conocen los términos que no se emplean en la banca... porque todo lo que no fluctúa, no aparece en sus diccionarios... porque todo lo que no implique un beneficio económico, para ella no es real...

El caso es que nada de esto importa demasiado... yo, sigo en el paro, y ellas siguen con el alma desempleada...


7 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

No, no y no... apenas te conozco pero no eres tú la que escribe. Sé que es duro y sobre todo con lo anterior del piso pero no debemos quedarnos parados. Ahora tienes tiempo y no debes bajar los brazos.
Una recomendación, vete a un sindicato y expón la situación de tu despido, a mi me suena que no es muy procedente... no tienes nada que perder, y quizás algo que ganar, tu reputación y el reconocimiento de tu trabajo. Que te despidan por regulación de empleo o, simplemente, porque no te necesiten ya, pero así... no.
Animo, animo, animo... Y si necesitas algo no dudes en pedir ayuda... ¡Arriba!
Saludos y salud

lunazul dijo...

Joder, qué gentuza.. No sólo te despiden, sino que encima... te denigran de esa manera??? Vamos, vamos, vamos... que mejor me callo.

Yo también he pensado en que acudas a un sindicato, a ver qué te dicen. Doy por hecho que tu contrato no ha cumplido ya, pero ponnos en antecedentes un poco: ¿qué tipo de contrato ténías, por tiempo limitado o por obra y servicio? Porque si no son tontas las señoritas, imagino que se habrán cubierto las espaldas antes de echarte, no? En caso de que no se haya cumplido el tiempo de tu contrato, pregunta hasta qué punto es procedente que te despidan alegando eso, si realmente tenías ese volumen de trabajo.
Has hecho bien en no firmar. ¿Cuánto te han ofrecido de indemnización?

Un abrazo, nena. Ánimo! :)

Ladrón de Guevara dijo...

Siento oír eso. Pero sobre todo por que reflejas la condición que quien aprovecha la excusa absurda de la crisis para despedir.

Sinceramente, espero que encuentres un trabajo mejor, y a puestos quien siembre recoge y esas dos pájaras que cuentas, todos sabemos lo que las espera.

Suerte y a luchar.

Azul dijo...

En la carta de despido, afirman que si bien esos hechos (mi incopetencia y mi desidia), justificarían, a su juicio, el despido, admiten el despido como improcedente y me dan la indemnización correspondiente.

Si son hijas de puta, pero con un buen abogado. No tengo mucho que hacer en su contra, sólo la pataleta de no firmar delante de ella y hacerla ir al abogado a depositar el dinero en el juzgado. Al menos, molestar un poquito...

El contrato era una renovación por 6 meses que se firmó en noviembre, así que, me quedaban algo más de 3 meses por cumplir.

yo mismo dijo...

vaya tela. yo tuve una experiencia similar con los jefes de mi agencia de publicidad... sólo que yo sólo quería unas prácticas universitarias y como estorbaba un poco, pues nada. a la calle.

madre mía, no hay derecho... pero tú ánimo... no sé... ten optimismo, seguro que encuentras una solución :) hasta entonces... tendrás algo más tiempo para deleitarnos con tus letras azules.

un beso.

eva dijo...

las empresas estan llenas de gentuza asi, y ahora con la crisis creen que nos tienen bien cogidos, pero la mayoría de empresas las llevas a juicio por despido improcedente y pierden. Dales bien por el saco que se lo merecen

Earendil dijo...

Bea, amiga, lo has descrito muy bien, tristemente ese par de inhumanas criaturas no sólo ignoran lo que es el cariño, son como Mr Scrooge o el Grinch, incapaces de ver la alegría en los demás...

Mucho ánimo, para lo que necesites, estaremos a tu lado...

Arrivederci !