27 de noviembre de 2010

Razones de peso

Hoy, por medio de una amiga, encontramos una página en el facebook, que era algo así como "orgullosas de ser Mias y Anas"... la verdad, no se si es porque ya tengo 32 años, y la madurez decidió sentarse a mi lado en este estudio, o porque tampoco nunca entendí bien esa obsesión... aunque la verdad es que ahora que lo pienso, tal vez es que no llegamos a ver las dimensiones de esas mal llamadas obsesiones, y que en realidad no son otra cosa que enfermedades sociales...

Porque sin duda algo no va muy bien en esta sociedad cuando parte de l@s adolescentes viven acomplejados por sus curvas, o sus redondeces, y eso llega a poner en peligro su propia salud, ya no sólo física, sino sobre todo mental... hay a quien le parecen enfermedades frívolas, yo prefiero pensar que son sociales...

Durante toda mi vida, las curvas han venido conmigo a todos lados... y aunque nunca me han detenido, siempre ha habido gente que les daba mucha más importancia de la que yo era capaz de entender... la crueldad adolescente, por ejemplo, no es un trago fácil, pero no termino de entender como en lugar de oponerse, se someten a esas cadenas...

En televisión, revistas, prensas... es un bombardeo continuo de imagenes de mujeres despampanantes, en una reunión de gente, es inevitable que ciertas curvas, llamen más la atención que otras... todo eso, resulta entendible... pero la presión a la que se somete a los adolescentes, es sin duda excesiva...

En algunas tiendas de ropa, las tallas, no es que sólo sean hasta la 42/44, sino que ni si quiera están bien medidas... y en esos probadores del demonio, la 44 que en casa te queda como un guante, no hay manera de que pase de la cadera... el resultado es que sales de allí con la sensación de que el mundo te queda grande, y la ropa que en él hay, toda pequeña... a mi edad eso es algo que supone poco trauma, pero con 17 años, el no poder vestir como el resto, te hace sentirte fuera... necesitamos notar que formamos parte del mundo, y para ello, a veces, nos hace falta poder encajar...

Los programas de televisión, plagados de mujeres maravillosas, las cantantes, un 95%, son ideales de belleza, y así podría seguir durante un rato... el no encajar en esos canones, en ocasiones puede suponer un pequeño trauma, que unido a los que todos vivimos en nuestras rutinas, pueden llevar a ciertas edades a un rumbo nada positivo...

Yo, llevo desde Julio a dieta... no tanto por el peso, que también, sino por aprender a comer de forma correcta y sana, una nutricionista (maravillosa), me cuida y mima la autoestima, me fortalece la fuerza de voluntad, y me controla la alimentación, con todo eso (y algo de gimnasio) he perdido 10 kilos... y aun me quedan más... pero, no es algo obsesivo, es más por tener la sensación de que era un buen momento para dedicarme a mi misma... nunca me importó demasiado como me miraran desde fuera... hace tiempo aprendí que el que no fuera capaz de mirar más allá de mi apariencia, quizá no merecía la pena el esfuerzo de mostrarle nada... pero la verdad es que ver aquella página, me ha hecho darle muchas vueltas a las cosas... sinceramente creo que algo estamos haciendo mal, y que si no lo solucionamos con educación, ciertas generaciones se olvidarán de mirar más allá de los escaparates, y se perderán el placer de sorprenderte con lo que esconde una mirada...

No hay comentarios: