17 de mayo de 2014

Incredulidad

     La verdad es que últimamente, da hasta un poco de miedo enfrentarse a una hoja en blanco, o a la pantalla del ordenador, al menos si, como yo tenía por costumbre, lo haces para volcar allí todo lo que parece que se acumula en las arrugas del alma, para sacarlo fuera y que deje de pudrirse...

     Ahora mismo, a que engañarnos, una no sabe bien hacia donde mirar para que no duelan los ojos de la conciencia... No tengo claro el horizonte que se nos presenta, si viene a mejorar, o más bien, a terminar de caérsenos encima... pero también imagino, que sea para lo que sea, es infinitamente peor no hacer nada, y dejar que sigan pasando los meses como si toda esta mierda, pudiera arreglarse sola, o como si esa panda de señores armados con trajes y mentiras, fueran a ser capaces de arreglarlo.

     Los ministros, toman decisiones peregrinas... resuelven problemas que sólo ellos ven, e ignoran aquellos que nos ahogan a los simples mortales... los peridistas de los grandes medios, dan bombo y platillo a noticias repetitivas e insípidas, sin prestar atención a aquellas que se podrían hacer muy grandes... Los políticos en general, se ocupan de escupir, pero poco, de protestar, pero poco, y de proteger y mucho, su posible subida... conscientes de que ni si quiera necesitan cumplir, para lograr vivir de ello... 

      Imagino que hay mucho descreimiento en mis palabras, estoy muy cansada de ver miseria a mi alrededor... estoy cansada de ver a gente rebuscar en los cubos de la basura cuando a las 6 de la mañana paso por detrás de un centro comercial, cansada de ver las estrecheces, las miserias, y las lágrimas, de gente cuyo único pecado, fue nacer...

     Ver en las grandes cadenas programas llenos de pretenciosos engreidos, a los que parece reproducírseles el dinero en las manos, enseñando sus lujos sin pudor, ni rubor alguno, para horas después en esas mismas cadenas, comercializar con la señora discapacitada a la que van a echar de su casa junto a sus dos hijos menores, por no poder pagar el misero alquiler de su vivienda, me parece bastante pornográfico... pero lo hacen sin pudor alguno ni vergüenza... y no pasa nada...

     Y nos limitan la libertad de expresión, y nos mutilan la libertad de decidir sobre nuestra maternidad, y nos niegan la sanidad, y nos amordazan para que no protestemos, y nos dicen que es por nuestro bien, y nos pegan sin nos quejamos, y nos quitan hasta lo que no tenemos... y sigue sin pasar nada...

     Nos abaratan los despidos, para supuestamente fomentar el empleo, nos implantan el copago farmaceútico para que estemos más sanos, nos recortan las pensiones para que vivamos más cómodos, nos chulean como si fueramos palurdos estúpidos, y nos lo tragamos todo... 

     Señores porque si protestamos es terrorismo, si nos quejamos fuerte somos eta, si nos negamos a obedecer, somos antisistema, si protegemos nuestras casas, somos unos mercenarios, si ayudamos a nuestros vecinos somos casi sicarios... y ahí seguimos, sin que pase nada...

     Y a pesar de que cumplimos con las obligaciones, pagamos nuestros impuestos, nos seguimos comportando cívicamente, seguimos respetando a nuestros conciudadanos, y convivimos de la manera más pacífica que nos permiten, nos siguen insultando, faltando el respeto, ninguneando y mintiéndonos como si nos tomaran por autenticos gilipollas... aunque a decir verdad, viendo como reaccionamos a veces, igual es que un poquito gilipollas, si que somos...

      

   


 


2 comentarios:

sinparaguas dijo...

Me he enamorado de lo que has escrito. Me he enamorado mucho!
Enhorabuena

Besos

Azul dijo...

Me alegro, pensé que se me había olvidado como se hacía esto de juntar palabras...