28 de octubre de 2010

Él

Una nunca cree que las cosas buenas se vayan a contar en primera persona... a base de golpes te vas convenciendo de que los cuentos, sólo se cumplen en otros pronombres, pero no en el tuyo...

Cuando has confiado a ciegas, y te parten a la mitad, resulta prácticamente increible la simple idea de volver a dejarse llevar, de volver a levantar los pies del suelo, de intentar abrir las alas de nuevo de par en par...

Cuando alguien te traiciona, a veces parece que el mundo se llenó de cristales rotos, y que a ti te pilló en el medio, que te cortaste con cada pedacito de realidad que te cayó encima, que las cicatrices se verán hasta en tus pupilas... pero, aun no descubrí porqué motivo, esto, sólo es una suposición... y la realidad es bien distinta...

Por muy rota que estés, por mucho que te niegues a mirar, los sentidos ganan la partida, y actuan por su cuenta y riesgo... la vida te atropella aun cuando quieres que se pare en seco... la piel se eriza, incluso cuando estabas convencida de que las cicatrices la harían insensible... Y el mundo de repente se para, y te encuentras mirándolo de frente... y entonces, todo vuelve a tener sentido...

La vida sin duda es algo más que tinieblas... no es lo que nos contaron de pequeñas, no es ese cuento en el que el principe azul vendrá a rescatarnos de la torre donde la bruja de la decepción nos encadenó, pero si ocurre, que sin saber como ni cuando, algo te eriza la piel, como dice uno que yo sé... y en sus ojos la vida tiene un color distinto... y por sus ojos, tu vida se ve de otra manera... y sus fuerzas te hacen más fuerte...

La vida, no siempre es como nos gustaría... pero sin duda, es mejor de lo que a menudo creemos... a mi me lo dice su piel cada noche, cuando después de todo el día luchando la rutina, le encuentro debajo del edredon... cuando me derramo en mil palabras que no siempre tienen sentido y le noto ahí, pendiente de cada una de ellas, algunas veces entre risas, y otras, simplemente entre silencios y besos... y eso me colma como soy incapaz de describir... saberle ahí le da sentido a muchas de mis preguntas... y ha logrado,que en estos ya casi tres años, se disparen mis certezas...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La vida se construye paso a paso. Y la construimos juntos tu y yo cada día.


Yo soy aquel. ( No , no él jojo ;)

Ladrón de Guevara dijo...

Al final, pase lo que pase, el final del día es agradable, necesario, pacífico.

Es el equilibrio que se empeña en quitarnos el día.

Cuídate.

Malena dijo...

Yo tambien quiero darle las gracias a él,por hacer a mi niña tan feliz