12 de octubre de 2010

Cuentos infantiles

Como todos los días del Pilar, los sentimientos se enfrentan unos a otros, y siempre me queda una sensación agria en las yemas de los dedos... porque nunca aprenderé como se escriben ciertas cosas... es más creo que nunca me acostumbraré a sentirlas...

No tiene mucho que ver con el patriotismo enfermizo y ostentoso que en días como hoy se despliega... pero quizá si tenga mucha relación con la fauna que dias como hoy moviliza... Fauna hacia la que siento un rechazo que con los años, lejos de mitigarse, se va ampliando... esa gente que se engalana para acudir al desfile, como quien va de procesión... esa gente que añora esos tiempos, en los que la libertad no era sino una utopía a los pies de un dictador... una utopía que dicen que alcanzamos... dicen... no sé si en un pais libre, tiene mucho sentido esa gente a la que me refiero... esos que echan de menos al dictador y se valen de fechas como la de hoy para sacar sus aves de paseo...

Y en un día como hoy, eso me hace más daño... por estúpida que soy imagino... pero así es... ver a los que añoran tiempos de atrocidades, ver gente que echa de menos ciertas barbaridades, y que lucen con descaro sus canas, sus arrugas, su vejez... todo eso me lastima de algún modo... imagino que es puro rencor, quizá un sentimiento que no soy capaz de describir... porque esa gente tiene privilegios que a otros les arrebataron... porque esa gente tiene la vida por delante y yo solo su recuerdo... y eso me hace maldecir más de lo que me gustaría... un sentimiento del que no me siento orgullosa, pero que no puedo reprimir...

Quizá la culpa sea, que de pequeños, en el cine, en las series, en los dibujos, en la Iglesia... todos insisten que la vida es justa, y que le da a cada uno lo que merece... y al darse cuenta de que eso no es sino un simplismo que ni si quiera es real, es como si nos faltaran los cimientos, como si se viniera abajo el castillo de naipes que desde niños hemos creado... el mundo no es ni justo, ni injusto... el mundo es lo que es, y no hay más vueltas que darle... en el mundo las cosas buenas y malas gobiernan por igual, y salen victoriosas sin orden ni criterio... por mucho que sigamos soñando con mundos mejores... por mucho que a todos nos gustaría creer que los buenos vivirán mejor, y los malos pagarán sus fechorías... eso no ocurre... y duele...

La vida no sólo no siempre es justa, sino que a veces me da la sensación de que ni si quiera lo intenta... quizá hoy, es simplemente que estoy resentida con el mundo entero... tal vez es sólo que duele su recuerdo (o debería decir la falta de recuerdos) un poco más que otros días... será que la niña hoy decidió subirse a mis hombros y mostrar una de sus pataletas... porque sólo tenía 36 años, porque yo sólo tenía 9, porque él era buena gente y no tuvo una segunda oportunidad, ni nosotros tampoco... y hoy al primero que me hable de Dios, lo siento pero que no espere una buena respuesta por mi parte... que no entiendo de esos negocios que se traen con las conciencias ajenas... que hoy no hay nada que me calme esta sensación de injusticia que arrastro desde hace años... que la vida no es justa... y posiblemente no lo será nunca... o tal vez esto es sólo, que tal día como hoy, debería estar cumpliendo 59 años... y sólo viene su recuerdo... y eso duele...

4 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Precioso texto. Yo tampoco entiendo. QUe bueno saberse que uno no está solo.
saludos y salud

Malena dijo...

Precioso,cada dia escribes mejor,un beso

Anónimo dijo...

te entiendo mucho, te entiendo aunque esa sensacion de injusticia es nueva para mi, lo la hace menos dolorosa....

CARMEN dijo...

Precioso, nenita. Cada vez escribes mejor.
Besos y acuérdate de mandarme los teléfonos.