10 de mayo de 2008

Divagar...

Y la vida, tuvo el detalle de traerme hasta aquí... con la maleta llena, pero los ojos bien abiertos... cargada, de más cosas de las que pensé ser capaz de llevar, pero dispuesta a seguir apostando por ese otro mundo... ese en el que los sentimientos no deban maquillarse, porque sentir, no sea sinónimo de dolor, sino de ser...



Es cierto, no siempre me trató bien, quizá yo a ella tampoco... a veces, no fui justa con la vida, a veces maldije incluso ser yo la que la respiraba... aprender a echar de menos antes de cumplir los 10, no es nada facil... pero, eso me hizo ser lo que soy...



El amor por la música, viene de la infancia... cuando mientras hacía la cama, tarareaba canciones... las primeras clases de solfeo, las del saxo... un saxo, más grande que yo, al que a duras penas llegaba a pulsar todas las teclas...



Querer crecer antes de tiempo, para después querer recuperar la niñez... e imagino que en parte lo logré... y aun me sigo sorprendiendo cuando en el retiro, los títeres hacen acto de presencia... y aun, sigo conservando los muñecos sobre el edredón... y abrazándome a ellos cuando los días grises enturbian el color del alma...



Pero, la vida me trajo hasta aquí... con las ideas tan claras que me sigo planteando casi todo... con la conciencia tan a flor de piel que sigo dudando de casi todo... con la seguridad de seguir aprendiendo cada día... aunque a veces se me caliente la boca, y siga habiendo cosas que no soy capaz de ver sin que se me incendie el alma... lo siento, pero, ojala no deje nunca de incendiarse...



Y la música, ahí sigue... aunque parte de mi mundo se haya roto un poco... yo sigo sintiéndola del mismo modo... sigo encontrando en sus letras, todo aquello que yo no soy capaz de pronunciar... y me escondo tras sus acordes, para gritar a los cuatro vientos todo lo que de otro modo, sólo soy capaz de susurrar...



La vida, cruzó en mi camino gente maravillosa que me demostró cómo de grande te pueden hacer sentir... también gente pequeña, tanto que sólo te hacen sentir vacío... grandes satisfacciones al ver acercarse aquellos que ni imaginabas tener tan cerca... grandes decepciones, al notar como se alejan los que creías que siempre estarían... ley de vida, imagino que así debe de ser... y si "en cada esquina acecha un ratero para robarme las alajas, los recuerdos, las felicidades..." pero la vida, es una fiesta a la que si no te invitan, tienes derecho a entrar sin más...



Y sigue siendo una norma aquello de que ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos, porque ayer no lo hicimos, porque mañana es tarde, AHORA...porque hace mucho tiempo, la vida me demostró que en ocasiones, no hay segundas oportunidades... que lo que quede por decir, posiblemente no se diga nunca...



Y no se a cuento de que viene todo esto, pero... quizá es que la felicidad me hace mirar hacia atrás y revisar los pasos dados... quizá es que la tranquilidad que siento, me deja mirar a mi alrededor sin tener miedo a lo que pueda ver... tal vez, es que aprendí que equivocarse es un derecho, y no una sentencia... que los demás deben poder equivocarse, pero yo también... que quien no admite nuestros errores, no es justo con nosotros... ni con ellos... que nadie puede pedir más de lo que ofrece, pero tampoco menos... "se cayeron mis alas y yo no me rendí, así que, ven aquí...", y sí, sin duda hoy es siempre todavía, y he descubierto lo poco que me gustan las despedidas, cuando del que me tengo que despedir es de él...



El... llegó a la orilla de la chimenea sin hacer ruido, y cuando me quise dar cuenta me había quedado dormida entre sus brazos... dormida... sin pesadillas, sin malos sueños... dormida en mitad de un gran sueño... el nuestro... y la primera persona del plural, nos dibuja sonrisas entre su cuerpo y el mío...y no, no sé lo que vendrá mañana, pero tampoco me da miedo...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El presente es nuestro...el futuro lo escribiremos juntos...

Todos los besos y muchos más de tu prinpice...

CARMEN dijo...

Y después de echar la vista al pasado, ànimo y como te ha dicho anónimo, a escribir el futuro juntos.
Mucha suerte y muchos besos.

Anónimo dijo...

AY!!!!, has escrito en grande y en otro color frases que no son tuyas, y te has dejado sin resaltar algunas perlitas de las que sueles soltar:

Ej:" Equivocarse es un derecho y no una sentenca... "

Haz el favor nena de entrar en la dirección que te dejé y hacer algo. No aprovechar un don es pecado... Se que ahora dirás, ya está la pesada, pero hazme caso y algún día me lo agradecerás..jajjaja.

María.

María.

lunazul dijo...

Había un texto que una vez te recomendé -creo que de Coelho- que venía a decir que la vida son etapas, y que para seguir adelante es necesario cerrar una puertas para poder abrir otras.

Echar la vista atrás nos sirve para entender quiénes somos en el presente, pero tenemos que tener cuidado para que no nos atrape, porque eso nos impediría caminar hacia nuestro futuro.

Hay una frase de tu pensamiento que me ha llamado la atención, y es esa de tu gran decepción al ver alejarse a personas que creías que estarían siempre.
Nena, la amistad es como una planta: hay que regarla y abonarla todos los días, o al menos a menudo. Y la gente que te rodea no se aleja así como así si se la cuida lo suficiente. Creo que eso lo sabes perfectamente.

Un abrazo, rubia.

Álvaro Dorian Grey dijo...

A la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea...
El que siente, sin duda, es.
Slaudos y salud