24 de junio de 2009

Hoy, 24 de Junio de 2009... la fiesta de san Juan, mi crespón negro en los ojos... 21 años de ausencia...mientras las hogueras prenden en las playas, y la gente conjura a las meigas para olvidar los malos recuerdos, yo intento echar la vista atrás...

Juan Miguel era un hombre normal, un fontanero de los de antes, de esos que empezaron como aprendices, con apenas 9-10 años... era un fontanero antiguo, de los que aprendieron a soldar el plomo... nacido en el barrio de Vallekas, un apasionado de los partidos de futbol...

Se negaba a hacer "chapuzas", porque afirmaba sentirse incapaz de cobrar las cifras que se oían por ahí, por "poner un cacho de esparto", y prefería usar los fines de semana en llevar a sus hijos al colegio a practicar baloncesto los Sabados, y a verle jugar a él al futbol, los domingos en el equipo del colegio...

Con 15 años había conocido a la que sería la mujer de su vida, y con poco más de 20 se casaron, y se mudaron a Mostoles... tuvieron 2 hijos, un niño y una niña... salían por las tardes a pasear, aunque a su mujer, le llegaba a crispar los nervios el hecho de no poder dar 10 pasos seguidos sin que él encontrara algún conocido que entablara una conversación... aquello en parte venía de la ultima crisis de la construcción, que le llevó a hacerse barrendero del ayuntamiento, y terminar siendo conocido en el barrio...

Los fines de semana que no había deporte, siempre había tiempo para pasar por vallekas, recoger a los sobrinos e irse todos a la parcela que tenían en la carretera de valencia... hacía de rabiar a sus sobrinos, diciendo que él no era su tío, que simplemente era el marido de su tía...

Hacía dictados algunas tardes, para mejorar su caligrafía, ya que la escuela no duró todo el tiempo que él habría querido... amaba a sus hijos, a su mujer...

Sin que nadie lo esperara, un 24 de Junio, lo arrancó del mundo... sin motivo, sin razón, sin excusa... el corazón se le paró sin más, con apenas 36 años... su mujer tenía algo más de 30, y sus hijos, 12 y 9 años...

Mi mundo, tal y como lo conocía, acabó ese día... he visto a mi madre hablar de él, pasados los 20 años de su muerte, y he visto como se encharcan sus ojos, mientras afirma que aun está enamorada de él... sus hijos le seguimos echando de menos, cada día... Se que no volverá, y que la palabra papa, sale en contadas ocasiones de mis labios... será porque duele, o quizá, por simple respeto... que se yo... Juan Miguel, era mi padre... hoy hace 21 años que murió, y aun duele... aprendí, que nunca dejará de hacerlo...

5 comentarios:

My dijo...

gracias por tus pétalos.
ahora el jardín rebosa ternura y paz.

un abrazo muy grande.

Paseando por tu nube dijo...

Entrañable homenaje a un gran hombre.
Un beso

Ladrón de Guevara dijo...

Espero que nunca dejes que este día caiga en el olvido. Que no dejes que su recuerdo se pierda. Y que sigas recordando la palabra "papa" como algo que siempre tendrás ahí.

Mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Me hago una idea... malditos aniversrios. Un beso gordo.

Anónimo dijo...

Conoci esta historia de amor desde el principio y doy fe de todo ello. Era un hombre especial y junto a tu madre, hacian la pareja perfecta.
enhorabuena por formar parte de esta familia.