4 de mayo de 2009

Vuelve el borrico al trigo...

Que lo he intentado... juro que lo he intentado... pero no puedo...

Señor Jose María... ya sabemos que le gusta la fama, que le gusta ser protagonista, que le gusta mandar y ser escuchado... sabemos que le gustan los fines, sin escatimar en los medios... sabemos que no entiende ni de dignidad, ni de decencia, ni mucho menos de saber estar... pero insisto, ya lo sabemos, deje de demostrarnoslo, que en serio, no es necesario...

Ahora sabe usted como solucionar la crisis... no me diga más, con una copita de vino después de una opípara comida... se la toma uno, y se olvida de crisis y de gaitas (sin animo de ofender a Rajoy)... o tal vez, como se hizo con el prestige... mirando para otro lado a ver si se cansa (la crisis) y se va...

Usted y su patriotismo, aparecen de vez en cuando... diganos, Señor Aznar, que más tenemos que hacer para que desaparezca... ya le casamos a la niña, y tiene al yerno bien colocado... ya le permitimos hacer amigos por el mundo y ahora su amigo y usted tienen tiempo libre para pasarlo juntos... cuando le pique la lengua, haga un viaje al rancho, ponga los pies en la mesa, y fúmese un buen puro, acompañado de un vinito de la tierra...

Ya le buscamos un trabajito a su mujer, para que pasara menos tiempo en casa y viera la política desde dentro... la pusimos un buen despacho, amplio, y se la dio un cargo, incluso aprendió a clasificar sin demasiados lios las compras de la frutería... se hizo una mujer de mundo, como usted...

Señor Aznar... será que el mundo no es lo suficientemente grande... ya no para que se pierda, que los gps ya son baratos incluso para un sueldo como el suyo, sino para que viaje... viaje hombre... entreténgase en algo... construya imperios de lego, que se yo...

Gracias por su interés en solucionar la crisis, en aportar ideas para mejorar la vida de los ciudadanos de su patria... soluciones que por cierto no ha dado, pero... mejor así, que miedo me da si se suelta...

Señor Aznar, ahora en serio... Creo que su curriculum, ya va bien servido... si quiere su cuota de pantalla haga algo distinto... que se yo, algo como... no decir sandeces... quizá así nos sorprenda...

Los políticos por regla general, decepcionan a aquellos que sí tenemos ideales... lo suyo es más grave... porque usted, cuando opina, indigna a todo aquel que tenga sentido común y memoria... ya demostró de que material está hecho y como se maneja entre lodos y mentiras... dejenos olvidar ciertas etapas de nuestra vida... dejenos de una puta vez pasar página y olvidarle... déjenos recuperar la conciencia democrática que usted pisoteo tomando decisiones autoritarias que recordaban más a los reyes del pasado que a los políticos del futuro... déjenos de recetas mágicas, que una economía estable se consigue con cimientos de calidad y no con cuatro ladrillos... déjenos en paz... que es justo lo que nos robó...

Tiene entre sus medallas, la recuperación no de la memoria histórica, no... sino que en sus galones se encuentra la recuperación de las dos Españas... usted devolvió a la palestra terminos como "los rojos", o "los masones", en todo despectivo todo ello... usted recuperó rencores que llevaban mucho tiempo dormidos... usted hizo fuerte a la derecha más rancia e intolerante... usted hizo silenciar a todo aquel que pensara distinto... usted se cagó en la democracia e ignoró la opinión de sus votantes... usted despreció la verdad con tal de salir victorioso... usted, debería estar escondido en un agujero, por miedo a que la justicia reclamara su nombre... pero ahí le tenemos, dando lecciones de algo...

Hay un dicho, algo así como que si lo que vas a decir no es mejor que el silencio, no lo digas... si usted cumpliera con él, se olvidaría de hablar...

Dejenos tranquilos... de verdad... dejenos que nos olvidemos de usted y quede tan sólo en un nombre más para los libros de historia... en un ejemplo de como no se hace la política en la democracia... y de cómo, repitiendo una mentira, no se hace una verdad...

Dejenos y viaje... lejos, muy lejos... hasta que dejemos de oirle...

2 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Muy bueno. Lo suscribo.

Ladrón de Guevara dijo...

Cuanta razón tus palabras. Me uno a Rodolfo en suscribir cada una de las opiniones.