11 de marzo de 2008

No soy muy dada... pero tengo memoria

Por una vez, voy a escribir sobre esto el día que toca... aunque, no quiero decir nada nuevo... que sigo recordando aquello... que sigue doliendo... y que las victimas son algo más que un número en una piedra, o en un periódico...

Me permito, reescribir aquello que ya hice años atrás...

Escrito el 12 de Marzo de 2004:

Que no se den cifras, porque los números no hacen justicia.

Con números se cuenta el dinero, las casas, las estaciones... pero no los sueños, ni tampoco las pesadillas.

Que no me hablen hoy de Dios, de ninguno, lo nombren como le nombren, porque si existe, se quedó dormido y no vio lo que hacían sus "hijos", ni lo que provocaban sus actos.

Que no me mienten las ideologías, porque ninguna de ellas merece una sola gota de sangre.

No quiero oír hablar de sueños, porque hoy son demasiado duros los despertares.

Que no me digan nada, porque todo queda vacío, porque el consuelo no existe, o tal vez yo tampoco lo quieroHoy solo quiero que me duela como me duele, sentirme como me siento.Ver llorar a los míos, saber que a los que quiero también les duele. No es victimismo, es cordura, es saber y darnos cuenta de que somos personas, que por absorbidos que nos tenga la rutina, por independientes y ajenos que parezcamos, es tan solo apariencia, y ante un acto así de despreciable, al ver las imágenes de la crueldad en estado puro, la gente, los que de verdad somos personas, lloramos, en casa, solos, acompañados, que mas da, todos lo hemos hecho...


Escrito el 10 de Marzo del 2007

Se llama respeto, y a ratos, me lo faltan... y a ratos, soy yo la que no puede sostenerlo...

Se llama respeto, porque aun duele... porque creo que jamás olvidaré el miedo, porque creo que en la vida, lograré olvidar ese nudo en la boca del estómago... toda la familia allí... toda mi vida rodeaba aquellas imágenes que yo solo podía ver por la tele... y sola, en casa, no había manera de saber nada...

Y no es un arma arrojadiza, no son más o menos votos, no... son muertos... son sentimientos demasiado grandes como para que ni si quiera se les acerque la miseria... y a ratos creo que se burlan de ellos, todos... y a ratos me cuesta controlar tanto mal pensamiento...

Mi focus lleva un lazo negro... y he tenido que escuchar muchas sandeces a cuenta de eso... y eso que va dentro... y eso, que solo lo llevo para mí... y yo me pido respeto hacia quienes no respetan que me siga doliendo... cuando lo que se toca con las palabras, son las tripas, resulta difícil la sangre fría... al menos a mi... y mi lazo negro ofende a gente...

Sigo recordando aquellas sensaciones... la casa se hizo enorme, la televisión aun más grande, mis ojos mucho más pequeños, mucho más grises, mucho más... la miseria del sin sentido... y a raiz de ahí, todo una cadena... leer periódicos y no querer reconocer ningún nombre... a pesar de que da igual si lo reconoces o no, porque duele... porque cada nombre son mil sueños, porque aunque yo no lo reconociera, alguien si lo haría... y mas llanto...

Cuando por fin pude hablar con mi familia, al menos con una parte, oí el "todos estamos bien", y fue como romper un globo lleno de agua... "tía... ¿porqué?" y mi tía no sabía... "tu tío estaba en atocha, pero en el metro... Tu prima se durmió, y no llegó al tren... pero era el suyo..." y no encuentras explicación, no se puede racionalizar algo así... solo duele, y mucho... porque no era mi tío, ni mi prima, pero si eran...

Pensar en la gente que corrió para llegar al tren antes de que cerrara las puertas... pensar en los que no llegaron por un segundo a entrar... en los que respiraron aliviados porque entraron y no llegarían tarde... y mi casa sola, y yo dentro con tantas cosas en la cabeza... bloqueada, fría, ahogada...

En aquellos días me pregunté mil veces si los asesinos tienen espejos en casa... si desayunan, o besan...

En la manifestación llovía... fue concentración nada más, pues no se pudo andar... y llovía... escuché más sandeces que sólo agigantaban la sensación de incredulidad... la bandera de españa, con el Aguila, y unos encapuchados al grito de "pena de muerte", su brazo alzado como un cuchillo... y llovía... pero la lluvia no se lleva la miseria... y lo unico que grité aquel día, fue a aquellos personajes... que por cierto me enfocaron con una camara amenazantes... y una señora se unió a los coros por la pena de muerte, y ante mi mirada incrédula, la señora me afirmó "es que se merecen la pena de muerte..." ojo por ojo... el mundo ciego... sin duda... "señora, yo al unísono con esta gentuza no digo ni la hora..." y uno de ellos me miró fijo, y a mi que no me gusta aguantar las miradas de extraños, me clavé en la suya... y llovía...

En fin... que el 11 es mañana, pero... mi vida tiene muchos 11 desde entonces... y mi cabeza acostumbra a jugarme estas pasadas... mi memoria de pez, tiene excepciones...

No hay comentarios: