25 de noviembre de 2007

Cronica a medias

Ya tenía la crónica casi escrita... cuando me he dado cuenta que quedaba a medias del todo... que le faltaban muchas cosas, que sobraban palabras y faltaban sentidos... porque si algo ocurre en estos conciertos, es que se siente... se siente cada acorde, cada letra, cada gesto... se siente cada minuto que transcurre rodeado de tanta gente que canta, cuenta y siente con una sola voz... se siente, y hay poco más que decir... pero, es que quiero decir tanto...y a veces soy tan torpe con las palabras...

Los conciertos de Ismael, bueno, los conciertos en general, no son sólo el concierto... es todo lo que le rodea...es comprar las entradas... aunque eso ya fue hace tanto, que casi ni lo recuerdo...

Los conciertos, son las semanas anteriores, cuando empiezas a planear, a fraguar, a ser consciente de lo que viene... de que ya está cerca... de que ocurrirá...


Los conciertos son el día de antes, cuando ya no queda nada, cuando quedas con todo el mundo y organizas las rutas y planes... entonces empieza el vertigo en la boca del estómago... y sí, es solo un concierto, pero no sería capaz de vivirlo de otro modo... las horas pasan, y la hora del despegue se aproxima sin pausa... el camino hasta el "aeropuerto"... los besos a los compañeros de viaje...los nervios en las palmas de las manos... encontrar el sitio, aparcar, encaminarse... sacar las entradas de la cartera... la certeza de que es inminente, que ocurrirá, que ya no hay nada que pueda enturbiar el azul del "día"...


Pero siempre hay posibilidad de que así sea... siempre hay alguna manera de hacer lo perfecto, difícil... siempre hay un modo de pellizcar de realidad el sueño... darse de bruces con una realidad que no comprendo...no comprendo que fue eso tan horrible que hice, que no merezco ni un triste "buenas noches"... no entiendo cual es el delito cometido, por el que la condena es la transparencia a la que me sentencia...y me siento imbecil, para ser sincera... porque me tragué muchas cosas... porque decidí que no tenía sentido abrir más heridas... y bajé la escalera con la mayor de mis sonrisas... y la subí de nuevo, siendo consciente de que no es que me sienta imbecil, sino que aprobé las oposiciones y con nota...


Pero, volví al concierto, dejando todas las dudas en la escalera... era mi momento, y estrella en mano, me dispuse a disfrutarlo... apagan las luces, abrimos los ojos de par en par, y ... ahí vamos... imposible acordarme del orden... la memoria nemo hace estragos... pero la piel se pone en pie para recibir al amigo... el palacio estalla en alegría al verle aparecer...los primeros aplausos, los primeros acordes... y la voz del compañero de viaje, suena algo temblorosa y tímida... imagino que los nervios, también son compartidos en ambos lados del escenario...

Somos, parte el frío de madrid, y empieza un recorrido insuperable por la historia de los allí presentes... porque cada uno, imagino, hizo de las canciones algo personal... a cada uno le recuerdan algo, un momento, un segundo de vida o quizá un pedacito de un sueño... para cada uno, tienen un significado, seguramente distinto, o quizá igual... quien sabe...

Y como es costumbre, se pide la colaboración de los familiares y amigos... se nos pide voz y voto en este referendum para decidir nuestra propia utopía... y ahí que nos lanzamos... caperucita hizo acto de presencia, colandose hasta el fondo de mi memoria... recordandome las promesas que me hice, y que logré ir cumpliendo... dejándome sonreir, consciente de que logré volar... y que la lluvia ahora, me pilla siempre al otro lado del cristal...


Canciones nuevas, y "viejas glorias", que siempre dejan un poso de nostalgia, de tiempos pasados... de grandes recuerdos... vine del norte y los gritos de un pueblo que recuerda a amanda... y mientras, en Madrid... lloviendo hojas... pellizcos nuevos, nuevos guiños... leyendas con finales poco comunes...

Y el concierto son las ganas de Ismael... sé que estoy un poco loca... pero... sigo mirando a menudo los pies...(siempre he pensado que se sienten observados, y los gestos de la cara no resultan naturales, pero el cuerpo, si demuestra como se encuentran...) y los de él, bailaban... daban golpecitos, grandes pasos sin moverse del lugar... es como si andara por nuestras conciencias... como si aquello fuera un paseo por los sueños de ese otro mundo... o quizá tan solo, es que yo, me volví del todo loca...

Amores imposibles, se entonó a media voz entre el público y el artista... cantar a medias, supone ser complices, y usar la emocion compartida como atenuante... o tal vez, sea predecir el crimen perfecto... porque allí murieron muchos miedos... y tantas fueron las cosas que ocurrieron anoche...

Inconscientes que pierden la educación y las formas... no son modos, ni maneras... ciertos gritos, son excesos, ciertas actitudes, son poco coherentes... accesible, no significa que uno deba subirse a su espalda... cercano, no es, que tengamos que invadir su espacio... y al final eso es un escenario... su espacio...y el nuestro, justo enfrente...

Pero, la magia seguía... de hecho, la magia se reconstruia en cada canción... el orgullo se calienta, la sangre recuerda en cada recodo del cuerpo que está ahí... el alma se estrecha en mitad de la garganta, y hasta el costipado se me olvida...porque... si se callase el ruido... me parece un delirio... y nunca creí que gritando, se consiga que el ruido se calle... así que susurro sin más... Casandra, que cada día supone un reto... porque resulta mucho más facil dejar de creer... pero... la luz del alba, cada día, nos recuerda demasiadas cosas... y nos quedan, tantos sueños por cumplir... (y por planear...)

Recuerdo... un vagón de tren con demasiada memoria... Vertigo, y el estómago hace un quiebro... porque la hubiera cambiado por "el camino de regreso"... Ya ves... y quien no se cansó alguna vez... Ultimamente... y el ritmito y las palmas se adueñan del Palacio... y la extraña pareja... porque la noche debilita los corazones...

Como no, vino papa a contarnos... y ya cumplió 10 años la canción... y nosotros, cumplimos planes, promesas, y fabricamos nuevos sueños, pero no olvidamos... no olvidamos el camino recorrido, porque es tan importante como el destino...

Me dejo mil guiños, mil risas, alguna que otra lagrimilla que se escapó... los besos de la pareja de delante al oir los acordes de Ana... su alegría desbordada y sus besos tiernos... sus miradas robadas por la vecina de atrás... me dejo tantas cosas... pero no todo siempre se puede contar, porque hay cosas, que sólo, pueden sentirse...

Gracias... por tantas canciones... gracias por dias como el de ayer... por la magia, por la utopía, por las verdades cantadas a los gritos... gracias por creer en casandra y también en nosotros... gracias por dejarnos creer... gracias, por "Tantas Cosas"...

4 comentarios:

CARMEN dijo...

Gracias Bea, por esta crónica. No has podido contarla mejor. Lo cierto es que me has emocionado,al recordar viejos conciertos.Esa emoción de las horas antes, cuando llega el concierto, pero sobre todo cuando sale él, al escenario y comienza a cantar...y nosotros a soñar con mundos mejores , con la utopía, con el amor.... El Viernes lo volveremos a sentir aqui en Valencia. Pero nuestra próxima huída juntas la tenemos en el Juaquin Rodrigo de Sagunto el 15 de Diciembre. Ese día compartiremos la crónica.
Besos y mucho ánimo.

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias por tu crónica. A mí también me gustó el concierto. Yo estuve el sábado.

Anónimo dijo...

Bueno, entre Luna en el libro y tu aqui, me habeis puesto los pies de gallina o las plumas como escarpias..jajaja y la piel que se pega al corazon...

Envidia...
Casablanca.

Paseando por tu nube dijo...

Qué buena tu descripción paso a paso, cada sentimiento, cada emoción, por supuesto siempre te quedará algo en el tintero, pero eso ya forma parte solo de tu interior, entiendo que no todo se pueda compartir.
Yo cuento los días, mn, seg, el 23 de enero voy a verle, imagino que no será tan multitudinario como el del Palacio, pues es en el Teatro Auditorio de Alcobendas, parece un gran teatro, aunque no llega a las dimensiones del Palacio, por eso espero que pueda seguirle con mas facilidad cada movimiento desde mi perspectiva miope.
Gracias cielo, un beso