6 de octubre de 2009

De busquedas y bienvenidas

Hoy rebusco razones para escribir... no las encuentro en la política, que se va pudriendo de a pocos, o a grandes pasos... el "Tú más", adquiere tintes deprimentes y las ideas brillan por su ausencia... hoy necesito refugiarme en algo que tenga lógica, y desde luego la política de este pais, no cumple ese requisito...

Busco y encuentro, mil razones para perderme en las palabras que nunca dije, o en aquellas que he escrito en demasiadas ocasiones, pero no importa demasiado si son o no de estreno, al final lo único importante son sus significados...

Y la esperanza hoy adquiere un matiz diferente... porque la encuentro a diario, porque sin buscarla se asoma a mis ojos, o tal vez, porque el amor que siento me hace verla en todas partes... Esperanza de tiempos mejores, a pesar de ser consciente, de que ni la crisis, ni las decepciones sufridas, hacen de éstos, malos momentos... tal vez la experiencia me demuestra, que soy afortunada... por sus ojos, por sus manos, por todo aquello que me llena el alma cada vez que sonríe... pero también sé, que llegarán tiempos mejores... tiempos en los que los números rojos no nos miren de reojo por la mirilla... tiempos en los que no nos acompañe esta sensación de llegar al final por los pelos... tiempos, en los que las preocupaciones por como cuadrar las cifras no aparezcan en las conversaciones...

Y la familia crece, en todos los sentidos... Ismael hizo acto de presencia, despues de casi 9 meses de espera... mostró sus ojos y sus grandes manos... unas manos con las que nos sujetará a los demás a la vida, a su vida... unas manos con las que nos defenderá de las sombras... unas manos a las que aferrarse para entender, lo que realmente vale la pena, lo que de verdad, es importante... lo que significa vivir...

Sentirse parte de algo, es siempre grato y confortable... sentirse parte de mi familia, sin duda, pasa a ser un orgullo... es difícil de explicar, más por alguien que no acostumbra a las muestras de cariño... la vida me enseñó más de lo que me hubiera gustado aprender... comprendí hasta donde me quieren los míos... les hice pasar una prueba de amor de la que no me siento orgullosa, pero de la que sin duda alguna, salí mucho más fuerte... hoy mi madre, mi hermano, mis primos y mis tíos, son algo más que unos nombres en el libro de familia... son algo más que mi sangre... son mis pilares, mis cimientos y mis cables a tierra...

Siempre me asustó, la adaptación a la familia de Jose... no estar a la altura de lo esperado, no cubrir las espectativas... inseguridades varias subidas a la espalda... ahora certezas confirmadas de que la familia, sin duda, no sólo la hace la sangre...

En unos días, bajaré a Cadiz... a conocer al pequeño Ismael... ya estoy emocionada aunque parezca difícil... sé que como siempre, no se me notará, pero... la realidad es que estoy contando las horas...

Al final está claro, que hay muchas razones para escribir... tenga o no sentido, motivos para las palabras siempre existen...

3 comentarios:

lunazul dijo...

Ya lo creo que existen, nenita...

¿Entonces ya eres tita?? Oleeee, enhorabuenaaaa!!!! Y qué nombre más especial lleva el niño, jejeje!

Un abrazo muy fuerte, muchísimas felicidades para Jose y para ti :D

Anónimo dijo...

geComo siempre me has emocionado, pero hoy te doy la enhorabuena por sentir así, por contar... así y por esa nueva familia que sin duda tienen suerte de tenerte. Un besito para Ismael

CARMEN dijo...

Sinplemente precioso todo lo que escribes.
Un besazo grande.